Innovación educativa

Pensar y actuar: el alma de los centros universitarios

La educación superior es un destacable modelo de período de gestación. La expectativa es que el alumbramiento traiga consigo innovaciones ideológicas mediante la acción del pensamiento crítico.

El sistema educativo varía según el sistema socioeconómico. Así, no puede adjudicársele a un gobierno mecánico y parcializado la formación de los futuros murales del mundo. Por tanto, si resulta complejo cambiar la superestructura de un sistema, es más asequible empezar desde la individualidad.

Cada individuo tiene un baúl de dogmatismo y otro de escepticismo a su disposición, pero la inteligencia está en la capacidad de mantenerse en el justo medio, como diría Aristóteles. ¿Cómo se aprende? Despojándose de los prejuicios porque los tales son enemigos del aprendizaje. Aquel Criticismo propuesto por Immanuel Kant, significa analizar y establecer juicios a priori (teóricos) y a posteriori (experimentales).

Existen personajes referentes en cada área del conocimiento humano. En el mundo literario están: Manuel Mujica Láinez, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar o Fernando Vallejo, un escritor y guionista colombiano nacido en 1942. Anarquista, autor de varios libros, novelas y ensayos de corte política, religiosa y social.

Sus formas narrativas sobrepasan el concepto de estilo. Vallejo es un polémico escritor que ha dado por muerto al idioma español, que ha enjuiciado a la iglesia católica y ha criticado la actuación de célebres personajes. Radical y pesimista, además considerado “resentido social”. Sus lecturas sacuden, sacan del ensimismamiento a cualquiera. Los académicos le aplauden, los criticados le aborrecen, los públicos genéricos no le comprenden.  

Su obras central es la serie autobiográfica El río del tiempo (seis volúmenes), Los días azules (1958), El fuego secreto (1987), Los caminos a Roma (1988), Años de indulgencia (1989), El Mensajero (1991) y Entre fantasmas (1993). También escribió los guiones de las películas: Crónica Roja (1977), En la tormenta (1980) y Barrio de campeones (1983).

Declarado homosexual. Es un rebelde anti-sistémico. Trabaja en El Malpensante, una revista literaria colombiana que le otorga el espacio para 'malpensar' de todo lo que se pinte de blanco. Aborrece la moralidad. “Su ira explosiva es tan brillante, (…) cruel casi siempre, que su lectura es algo gozoso y tonificante”, expresa Pedro Almodóvar, director de cine y productor español.

Este personaje evoca que interrogarnos es imprescindible. Cuestionar lo incuestionable se llama pensamiento crítico y se apoya en la unión entre lo dicho y lo hecho, en la consistencia actoral. Somos buenos o malos actores, así de simple.  

Para Vallejo, “No hay ninguna verdad porque la verdad es inasible”. Sin embargo, desde su prosa áspera crea espacios de conciencia social. Es fatalista, anti-proselitista, ateo, amante de los animales a quien también llama sus prójimos.

Es saludable tener una formación integral. El academicismo es inevitable, pero la auto-culturización es un proceso propio. Leer no solo nos convierte en dueños de los recursos base para el razonamiento sino también en embajadores del conocimiento; si existe una verdad, nos acerca a ella, si existen múltiples, nos entrega las pistas de lo incomprensible. 

Print
Author: Editor
0 Comments
Rate this article:
No rating

Leave a comment

This form collects your name, email, IP address and content so that we can keep track of the comments placed on the website. For more info check our Privacy Policy and Terms Of Use where you will get more info on where, how and why we store your data.
Add comment

Theme picker