Karate-do: Más que una disciplina, un estilo de vida

  • 24 May 2013
  • Author: IBEC - NEWS
  • Number of views: 8152
  • 0 Comments
Karate-do: Más que una disciplina, un estilo de vida
Y en tres frases hemos definido lo que es el Karate-do. Un camino de arte, pureza y armonía, tal como el blanco de su uniforme lo simboliza.


El karate-do es un deporte practicado por niños, jóvenes y adultos, quienes no solo aprenden a defenderse y a tener buen físico; sino a lograr una recreación espiritual, mental y emocional. La edad no importa para entrar en este maravilloso mundo, donde cada persona encontrará su lugar en el Dojo. 

El Sensei Jorge Palma, instructor en el club de karate-do “Zanshin”, nos menciona los beneficios de esta disciplina, como es el ser pacíficos, transmitir energía positiva a los demás, ya que al entrenar este arte marcial, la persona logra encontrarse consigo mismo y por ende conseguir paz interior que fácilmente es mostrada y compartida con los demás.
Usualmente se asocia la palabra karateka con agresivo, conceptos preestablecidos por la sociedad que están muy lejos de ser ciertos. En sí el karate-do trata de evitar las agresiones, nos da la fuerza y energía para ser un ejemplo en la sociedad practicando siempre la humildad y el respeto.  Se debe a las 5 reglas fundamentales: el Dojo Kum: “Intentar perfeccionar el carácter” corregir uno mismo sus falencias, “Ser correcto, leal y puntual” un deporte leal al 100%, donde el trabajo en el tatami es sacrificado pero vale la pena, “Tratar de superarse” porque nuestro mayor enemigo es nuestra persona, “Respetar a los demás”, hay que ser el ejemplo, “Abstenerse de procederes violentos”,  pues como lo mencioné anteriormente un karateka no es violento, sino es un persona tranquila que sabe controlar y canalizar su energía.  “Mediante estas cinco reglas, un karateka logra tener un estilo de vida único, inalcanzable para los demás.” Palabras pronunciadas por el sensei, que nos abren las puertas a la nueva  realidad que nos brinda el karate-do.
Desde que comencé a entrenar en el dojo, mi vida cambió completamente. Pude encontrarme conmigo misma de una manera que nunca me habría imaginado. Las horas entrenando, el esfuerzo físico y mental, me llevan a un estado de tranquilad tanto emocional como espiritual, que me permitieron ampliar la percepción del mundo desde ángulos diferentes a lo cotidiano.

El karate-do es una manera de liberarse de la presión de la vida, así lo dice el sensei. Si estamos agobiados por los problemas, si no sabemos qué hacer ni a donde ir, si estamos deprimidos y con los sentimientos rotos, tenemos un camino muy sabio y liberador, que nos sabrá guiar de la mejor manera: el camino de las manos vacías.

Escrito por:
Jazmin Nicole Soto Rodríguez
Joven Corresponsal
Cardenal Spellman Femenino

Print

Leave a comment

This form collects your name, email, IP address and content so that we can keep track of the comments placed on the website. For more info check our Privacy Policy and Terms Of Use where you will get more info on where, how and why we store your data.
Add comment