Un adiós a María Auxiliadora

Published on miércoles, 5 de junio de 2013

Un adiós a María Auxiliadora

Las estudiantes de tercer año de bachillerato de la Unidad Educativa Cardenal Spellman Femenino de Quito, celebraron el pasado 23 de mayo a María Auxiliadora, aquella mujer, amiga y sabia consejera,  que guió su camino y las protegió bajo su manto durante sus 13 años de colegio. A la vez,  entre profunda tristeza e incontenibles lágrimas, dijeron adiós a su madre celestial para posteriormente entregarla a los segundos años de bachillerato y se conviertan ellas en las nuevas guardianas de la fe y el amor salesiano a la Virgen María.

La celebración empezó con una memorable eucaristía en honor a la Virgen, donde se agradeció de todo corazón a nuestra madre por haber siempre caminado junto a nosotras, sus hijas, y habernos iluminado e inspirado nuestras vidas mediante su ejemplo de mujer sencilla, llena de gracia, pura, servicial y dispuesta a dar todo de sí para lograr construir un mundo donde reine la paz y fraternidad.

Oraciones, cantos y ofrendas fueron instrumentos para expresar su infinita gratitud e indescriptible amor hacia María. Asimismo, el dolor y el pesar acompañaron a las estudiantes durante la celebración al ver ante sus ojos la imagen de la Auxiliadora y comprender que era hora de despedirse de su madre, a quien fueron consagradas y entregadas desde muy pequeñas para que ella guíe su camino y las forme como auténticas mujeres y creyentes que tengan como eje de su vida la fe  y confianza en Dios, nuestro creador.

Al final de la Eucaristía, llegó el momento de entregar a la Virgen a las alumnas de segundo de bachillerato, quienes orgullosas la recibieron con la dulce tarea de atesorarla en su corazón para sentirse más hijas y expresar con gestos concretos el inmenso amor y esperanza en ella. Fue un momento muy especial e inolvidable, pues a pesar  de que decían adiós, tenían la fe de que María sería ahora y para siempre su compañera de camino, su pilar y su madre del cielo;  quien las ayudará en momentos difíciles y se alegrará junta a ellas cuando lleguen a cumplir sus metas.

Posteriormente, se realizó en el teatro de la institución el “Festival de la Canción Blanca”, donde las estudiantes de octavo a tercero de bachillerato enaltecieron a la Virgen por haber abierto su corazón y llevarlas a su hijo, Jesús; por haberlas consagrado y dado su amor. Fue, sin duda, un momento ameno y de diversión donde todas pudieron deleitarse con las diferentes expresiones de agradecimiento y cariño a la Auxiliadora.

Rindieron homenaje mediante la danza y alegría de los pueblos indígenas, donde las estudiantes de sexto curso bailaron al ritmo de la música folklórica. Luego, el alumnado de 8vo, 9no, 10mo, 1ero y 2do de bachillerato nos regalaron un verdadero espectáculo mediante cantos y poesías a la Virgen, donde se pudo observar la gran devoción y confianza que le tienen a María al haber puesto su esfuerzo y entusiasmo para la realización del programa.

También se realizó un pequeño musical mariano con el tema: María Madre,  en el que presentaron la anunciación del ángel Gabriel, el nacimiento de Jesús y la ascensión de María al cielo a cargo de las priostes de esta celebración. Al final, se presentó la banda del colegio: “Contratiempo”, y dieron origen a uno de los momentos más gratos y memorables del día, pues pusieron a bailar y cantar a las estudiantes al ritmo de las melodías marianas.

Así concluyó esta hermosa y maravillosa celebración a la Madre de Dios y madre nuestra, a la mujer que inspira amor y ternura. Es verdad, hubieron momentos tristes por la despedida, pero también momentos de júbilo en los que demostraron verdaderamente que María es su guía y esperanza, su ejemplo y modelo de mujer. Aunque se alejen de su institución, aquella que les inculcó el amor a María, la llevarán siempre en su corazón y grabados los instantes de oración, de estudio, de diversión y de familia que vivieron junto a  ella. A la vez, estará en su recuerdo la imagen de Madre, Auxiliadora, Guía y Amiga.

María surge como una flor en  nuestras vidas y alumbra como esperanza a los corazones de los turbados. Ella es, en una palabra, pura, ya que irradia hermosura, sencillez, bondad, sinceridad, amor, ternura y comprensión. Con su mirada, consuela al afligido; con su caricia de madre, brinda paz y tranquilidad; con su sonrisa, nos motiva a seguir adelante  y con su manto, protege al mundo y nos libra del mal.

¿Se imaginan un mundo sin María? Sin ella, viviríamos en soledad y nos faltaría una razón para vivir. Pero, ¡gracias a Dios ella está aquí, entre nosotros! Está aquí para traer luz a nuestras vidas y auxilio a los cristianos. Ella, la reina celestial, es quien escucha atenta nuestros pesares y tranquiliza nuestros más profundos temores. Aunque a veces la olvidemos, ella nunca se cansará de esperar que  abramos nuestros corazones para que entre y nos llene de pureza y amor. Por ello, descubrámosla, acojámosla y tengámosla presente día a día para que nuestra devoción y  amor por ella crezca y florezca para lograr consagrarnos infinitamente a  ella.

 

“El nombre de María es la alegría para el corazón, miel para los labios y la melodía para el oído de sus devotos “. San Antonio de Padua

Rate this article:
No rating
Comments (0)Number of views (19799)
Print

Leave a comment

This form collects your name, email, IP address and content so that we can keep track of the comments placed on the website. For more info check our Privacy Policy and Terms Of Use where you will get more info on where, how and why we store your data.
Add comment